lunes, 9 de noviembre de 2009

Ay, la sondeocracia


En el año 2002, semanas antes de los comicios electorales, las encuestas que perfilaban al candidato ganador en las elecciones presidenciales de Bolivia, ubicaban a Manfred Reyes Villa (NFR) como futuro ganador de los comicios. Las encuestas que no señalaban este resultado, determinaban, por el contrario, que el futuro ganador sería Gonzalo Sánchez de Lozada del MNR (quién, en efecto, terminaría gobernando en esa gestión). Como sea ambos candidatos se ubicaban en la preferencia electoral con un porcentaje que rondaba el 21%, con leves diferencias porcentuales entre ambos. Era un hecho, la presidencia se debatía entre estos dos candidatos; lejos aún se encontraba el Movimiento al Socialismo con la candidatura de Evo Morales, a quien las encuestas ubicaban en un tercer lugar (peleando con el histórico Movimiento de Izquierda Revolucionaria) con un 12%.

El resultado final daría un primer lugar a Gonzalo Sánchez de Lozada (22.46%), seguido de Evo Morales (20.94%), luego Manfred Reyes Villa (20.91%) y en un cuarto lugar Jaime Paz Zamora del MIR (16%). Es decir, Evo Morales se ubicaba 9 puntos porcentuales por encima de lo pronosticado por las encuestas, cambiando por completo el panorama político en el país y obligando a todos los otros candidatos a aliarse para reforzar el gobierno de Sanchez de Lozada. Era la primera vez que las encuestas minimizaban el respaldo electoral de Morales.


En el año 2005, Evo Morales hizo historia al alcanzar una votación sin parangón de alrededor del 54% a nivel nacional; en ese entonces el presidente y el gobierno de Morales se declararon enemigos abiertamente de las encuestas presidenciales, siguiendo la línea de los antecedentes del 2002. El resultado real de la votación terminó dándole la razón, tan sólo unas semanas antes de los comicios presidenciales del 2005, Morales figuraba en las encuestas con un 34%, seguido muy de cerca por el candidato opositor Tuto Quiroga con un 29%; Bolivia iba a las urnas sin un panorama definido y con la posibilidad de que “todo pueda pasar”. Y en efecto, pasó. Evo Morales ganó las elecciones con 20 puntos porcentuales por encima de lo pronosticado por las encuestas; por el contrario Tuto Quiroga obtuvo el porcentaje relativo que le fue asignado por las mismas, un 28%. Era la segunda vez que las encuestas minimizaban la preferencia por Morales.


El presidente y candidato Evo Morales ha renovado su percepción acerca de las encuestas en estas nuevas presidenciales al comentar que “Siento que están aumentando las cifras en favor de candidatos opositores”


Varias encuestas, diferentes resultados


Otra de las tónicas que han caracterizado el comportamiento de las encuestas en los últimos años sido las notorias diferencias entre una encuesta y otra y, por supuesto, las lecturas, mayoritariamente antojadizas, que se hacen de ellas. Veamos por ejemplo (cortesía de mi amigo Rebelde) la infografía realizada por el periódico de circulación nacional “La Prensa” que compara los comportamientos en las diversas encuestas.



Y, en realidad, lo que pasa es que las diferencias que se presentan en todas las encuestas son evidentes, todas ellas corresponden a fechas distintas, empresas distintas, que trabajan con muestras distintas y, por lo tanto no sólo es lógico (sino hasta obvio) pensar que el apoyo a los candidatos cambia de una a otra; el apoyo, por tanto, para todos los candidatos es “inestable”.

Cuando de titulares se trata nos encontramos con impactantes afirmaciones al momento de presentar los resultados de las encuestas que terminan consolidándose como afirmaciones tendenciosas. La nota que La Prensa realizó y sobre todo el titular que encabezó esta nota comparativa sobre las diversas encuestas era por demás tendenciosa. Señalaba, pues, que “El respaldo a Evo es “inestable” y Reyes Villa gana 10 puntos”

Y, en efecto, el apoyo al candidato Morales es inestable, así como lo es el apoyo a Reyes Villa y el apoyo a Doria Medina, si vemos el cuadro comparativo. Y es lógico, es inestable porque se trata de encuestas todas distintas, con diversas muestras, algunas incluyen el área rural del país; otras están realizadas en ciudades capitales y otras incluyen además ciudades intermedias.


Más allá de las inestabilidades señaladas hay algunas estabilidades (en clave de tendencias) que sí nos muestra la infografía, por ejemplo:


Los resultados de las encuestas comparadas varían entre ellas; sin embargo presentan algunas características-comportamientos evidentes. En todas ellas el presidente Evo Morales se distancia, por lo menos con el 30% de sus contrincantes electorales. La encuesta que menor distancia pronostica es la de Equipos Mori que indica que Morales se encuentra a 31 puntos porcentuales de Reyes Villa, la que mayor distancia es la realizada por Gallup Internacional que indica una diferencia entre candidatos de 47 puntos porcentuales. Ambas encuestas fueron realizadas en fechas distintas.

Otra de las evidencias comparativas que se pueden apreciar en la infografía presentada por este medio es que indiscutiblemente todas las encuestas señalan como ganador al presidente Evo Morales del MAS, otorgando un segundo lugar a Manfred Reyes Villa de Convergencia Nacional y un tercer lugar a Samuel Doria Medina de Unidad Nacional. Todas las encuestas coinciden en la ubicación de los candidatos, mas no en los porcentajes que se les asigna para ello.

Por último se puede evidenciar que si bien son 8 los candidatos en carrera hacia la silla presidencial, en las encuestas sólo figuran 4 de ellos, siendo el con menor votación Rene Joaquino de Alianza Social y, apareciendo ocasionalmente, Ana María Flores o Alejo Véliz, los otros candidatos Rime Choquehuanca y Román Loayza, no figuran en las encuestas.


¿O no?

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Cofre



A veces olvido, mi cómplice, que te he olvidado. Que olvidarte, Nicolás, no es dejarte ni mucho menos, más bien es tenerte siempre. Recorrer periódicamente las parcelas de tu vida que me pertenecen. Pero el pasado cada vez es más lejano y sólo quiero que pronto llegué el futuro, a su lado. Y mis manos necesitan volver a escribirte, retomar agenda con la que era cuando me eras, renovar promesas que no se cumplieron y futuros que no se cumplirán más. Y necesito recordar porque me había ido sin irme, aún estando. Y me va peor: necesito vino. Un vino que me haga olvidar que la vida es linda y mi fortuna grande, por él. Y que me devuelva a la dulce condena que era amarte, así sea por minutos. Ebria de colores recuerdo, abro el cofre y salen nuestro pocos momentos juntos que, como mariposas se posaron un instante en tus/nuestros días pero saben alzar vuelo. Y vuelan alto, lejos.








La estrategia era perfecta.

Cada palabra una bala. Las ráfagas para instalar la ternura en tu pecho (y puedas, así, inmolarte, victorioso y sonriso). Las misíles para matarte (y que revivas al día siguiente, siendo otro). Las bombas para sacudirte las ideas y el incendio general de tus poblados para que te quemes la vida (y sepas que estás en ella). Yo, kamikaze en estado de esquizofrenia (con tus ojos en mis bolsillos), todo una mujer minada -tocarme era un peligro, lo sabes- bajo una sencilla demanda: este amor será total o no será. A muerte o nada. Amarte o nada.

Lo sé, lo sabemos bien.

Invadí todos tus territorios (si, sin permiso, con alevosía, agresivamente) y, ahí, he librado mis más terribles batallas; las más complicadas (y a veces dolorosas) guerrillas, con paciencia, con violencia.

Yo sé que mis conquistas te daban pavor; cuando te sometías al amor, a zarpazos te quería, como fiera; hasta meterme en vos, hasta sembrarme en cada parcela de tu comarca, hasta tomar posesión de lo que me pertenece de cada territorio y sembrar en su lugar una palabra (esta vez de ternura).

La estrategia fue perfecta. Quedaste como presa ante mi mirada, todo un rehén de mi locura: me tomaste y me bebiste, explotamos. La artillería que venía luego era, aún, más terrible, implacable y radical. Te lo advertí en plena explosión: ¡Retiráte! ¡Retiráte o te amo!

Levantaste bandera blanca…

Y salí desterrada a este terrible exilio de mi misma.

Tú lo pediste: paz, orden, remanso, desarme total: silencio.



domingo, 25 de octubre de 2009

Libertades/Derechos




(Sí, en efecto, la noticia es ésta)

¿Un avance puede ser a la vez un retroceso? Depende del enfoque, dirán algunos. Y, ciertamente, ante la pluralidad de enfoques que ofrecen los sistemas mediáticos establecidos en democracia; es decir, blindados por la libertad de expresión, están en lo correcto.



Dos titulares, una noticia.



- Bolivia cae 75 puestos en el ránking mundial de libertad de expresión

- Libertad de Prensa mejora en Bolivia



Cualquier ciudadano incauto que no se encuentre ampliamente informado sobre el tema, entrará, por lo bajo, en la confusión y claro; ésta manipulación tendenciosa de la información pasará a formar parte del discurso político de la opinión pública, hoy polarizada. Si no me creen, pregúntenle a mis amigos blogueros que manejan el primer dato-titular para fortalecer su discurso político.



Ciudadana escéptica como soy estuve al tanto del informe 2009 de Reporteros sin Fronteras y, si bien, La Prensa presenta un enfoque más honesto e informativo sobre el tema, ambas notas olvidan la parte en la que Reporteros sin Fronteras (RSF) analiza los causales del puesto 95 que ocupa, el 2009, Bolivia.



En el informe de medio año (2009) RSF ya señalaba ““Al precio de un vertiginoso aumento de agresiones contra ella, la prensa está pasando por la polarización nacida del enfrentamiento cada vez más evidente entre el presidente Evo Morales y la oposición autonomista. Pero hay que decir que también tiene su parte de responsabilidad en la crisis institucional y política que precipitó al país en un estado de casi guerra civil (…)”



Y, de forma concluyente, refuerza esta posición en este último informe, señalando que ““Aunque la "guerra mediática" aún no ha terminado del todo, el gobierno ha reanudado poco a poco un diálogo con una prensa que también tiene su parte de responsabilidad en la crisis política del año pasado, sobre todo en los departamentos administrados por la oposición autonomista.”



Entonces. ¿Bolivia cae 75 puestos en el ránking mundial de libertad de expresión? ¿La libertad de prensa mejora en Bolivia?



En efecto. El año 2006 ocupamos el lugar número 17 (no 16 como señala hoybolivia.com) posicionándonos como el país con mayor libertad de expresión en América (incluso por encima de Canadá, que siempre va a la cabeza) y, también, en efecto, el año 2008 caemos a un terrible lugar 115 que, como señala RSF se da por una polarización devenida en crisis política y en crisis mediática, qué otra cosa es, sino una “guerra mediática”.



Este año, en realidad la noticia es que Bolivia sube 20 puntos, es decir, empieza a recuperarse, se ubica en el lugar 95.



¿Buenas noticias? ¿Malas noticias? Ambas, diría yo. Tareas pendientes, retos, autocríticas en el ámbito comunicacional.



Eso sí, y podemos decirlo con certeza: enfoques tendenciosos.




viernes, 23 de octubre de 2009

Victor, universal

"Hay que cantar al amor
con la mejor poesía,
porque amar es energía
de un acto liberador."

Nicómedes Santa Cruz - El canto del pueblo



Unos tres meses antes de que el nefasto dictador Pinochet iniciara el más obscuro capítulo de la historia chilena moderna. Un peruano universal -como lo llama mi amigo Jorge- entrevista a un chileno universal. Se trata, pues, de Nicómedes Santa Cruz que, en una entrevista radial, conversa con amplia lucidez con un Victor Jara situado en su mejor momento, en su momento más transparente, más transversal para la canción latinoamericana.

Hace poco nos ha dejado la Negra, hoy su halo y el sempiterno recuerdo de Jara, de la Parra y de Primera por ejemplo, nos acaricia la vida, la canción.

Que son otros tiempos, por supuesto, pero siempre son los mismos. Siempre se trata de volver a andar lo andado, de darnos cuenta de que, aún, no llegamos. Y que el camino está trazado.

Victor siempre, en noches de viernes, me acaricia el alma, me acaricia el Chile que llevo dentro. ¿Que Pinheira, Ominami o Frei? Mi voto seguirá siendo por lo que acallaron el 11 en la Moneda y aún late en las poblaciones, ese latido que el pueblo chileno debe, ojalá, alguna vez, recuperar.

Les dejo este testimonio-entrevista. Que, sin duda, devuelve. Y devuelve mucho.






Victor, universal

Unos tres meses antes de que el nefasto dictador Pinochet iniciára

jueves, 15 de octubre de 2009

Cultura Democrática








Y lo hicimos. Ni siquiera los agoreros, malaleches de algunos pollitólogos y otros calumnistas pudieron ser indiferentes a ese río (como diría el cronopio mayor), a ese río de gente.

4.9 millones de bolivianos que creen en la democracia electoral. No es poca cosa. Adscrita, como estaba, en el grupo de escépticas y escépticos (pero nunca poca-fe) creo que quedan algunos apuntes-lecciones para el futuro; apuntes que no son más que certezas que hoy recordamos, pero que al parecer, en tiempos de guerra política, olvidamos.

1. Cuando los medios ponen el hombro

Si bien es cierto que fueron múltiples y variados los actores que fuimos parte de esta masiva experiencia biométrica es bueno, es lindo recordar que cuando todos tiran, todos tiramos para el mismo lado el carro avanza. Cuando los medios, pues, utilizan sus poderosos recursos para ponerse el hombro con la democracia, con la ciudadanía; todo es posible. Los medios nos han fallado, nos están fallando; pero esta vez dieron tregua, dieron aire; propusieron un respiro; dejaron a las instituciones hacer su trabajo y a los ciudadanos ejercer sus derechos; observaron, esperaron; en suma, coadyuvaron.

2. Cuando las instituciones funcionan

Según datos de LAPOP (Proyecto de Opinión Pública en América Latina), Bolivia es actualmente uno de los países Latinoamericanos con menores niveles de confianza en sus instituciones políticas y aunque la Corte Nacional Electoral ha estado siempre con niveles respetables respecto a la media; no ha sido, en general, un tiempo de rosas para la institucionalidad en el país. Pese a ello, años de construcción institucional han permitido que exista una estructura sólida que permita encarar un desafío de esta magnitud; estructura que, por supuesto –habría que recordárselos a algunos- no dependen de una o varias personas; sino del esfuerzo conjunto de una institución y, sobretodo de patrimonios sólidos y propios de los procesos de democratización que, por supuesto, nos pertenecen a todos.

3. Cuando aprendemos sobre comportamiento electoral

Cuando la CNE se planteó como meta los 3.5 millones de ciudadanos inscritos para el padrón biométrico, existía ya un sesgo de hecho que advertimos en su momento. El padrón con el que se votó la aprobación de la Constitución Política del Estado estaba conformado, pues, por 3.8 millones de bolivianos; era de esperar que en alrededor de 6 meses ésta cifra tienda a subir y no, por el contrario, a disminuir. Cuando el presidente Evo conminó a la CNE a inscribir a 5 millones de bolivianos dentro del país volvieron a saltar las voces agoreras señalando que el fraude estaba en puertas; bastó un poco de aire-tiempo para que esto se comprobara por sí solo. En aquél entonces bastaba un análisis sereno del peculiar comportamiento electoral de este país en estos 27 años de democracia continua.

4. Cuando quedan las tareas pendientes

Y hay que decirlo, quizás el tema más sensible fue el empadronamiento de compatriotas. Logísticamente era un reto de mayores dimensiones que el que encarábamos dentro de las fronteras; el empadronamiento, pues, empezó más tarde, y cerraron en el tiempo señalado, sin ampliaciones. En el entendido de que el calendario electoral es apretado no queda más opción; sin embargo bastó, otra vez, aire-tiempo, para que comprobemos que el comportamiento electoral de los migrantes es distinto, casi siempre bajo, por distintos motivos, aunque claro, los bolivianos no dejamos de dar sorpresas. Queda, sin embargo, la tarea pendiente. Cumplimos, pero quizás no como debíamos. Hay harto camino por recorrer en el reconocimiento pleno de derechos políticos de nuestros compatriotas.

Hoy, cerradas ya las inscripciones, consolidada ya la historia electoral, cerca de la mitad de la población de este país nos ha dado una lección, me ha dado una lección. Y claro, como no. Si este es el mejor país del mundo.



domingo, 4 de octubre de 2009

Canción para Mercedes



Se van los mejores. Se queda su voz, su canto. Y nada más. Porque, de a poquito, nos vamos quedando cada vez más solos. Solos, solitos. Huérfanos. "Un beso mi negra, un beso a tu pueblo, un beso a Argentina".






CANCION PARA MERCEDES

Letra y Música Alí Primera.


Voy a lanzar al aire
una canción para que vaya
cabalgando en el polen
tropical de nuestra selva

Remontará los Andes
hasta llegar a la Pampa
para besar la frente
de una mujer legendaria

Una canción que el viento
me maduró en el alma
con retazos de noche
con pedazos del alba

Una canción humilde
que a fuerza de esperanza
fue recogiendo plumas
hasta completar sus alas

Voy a lanzarla en nombre
de la Patria americana
que en floración enorme
se le pone lindo el vientre

Voy a ponerle cuerdas
de combate a mi guitarra
y cantar amoroso
una canción para Mercedes

Ella es la negra buena
y la madre cantora
y la voz transhumante
de la Argentina que llora

Madres en romería
en la Plaza de Mayo
llevan al hijo ausente
en el rostro dibujado

Voy a cantarla en nombre
del alegre guitarrero
lanzar la boleadora
del gaucho que canta y sueña

Para evocar la furia
ancestral de Martin Fierro
le cantaré a Mercedes
porque adentro, ella la lleva

Voy a pedir permiso
al dolor de mi garganta
y pedirle a Pepe
que me afine la guitarra

Beberme el "vino triste"
de Armando y su vendimia
cantar para Argentina
cantar para Mercedes

Cantarle a su ternura
y también a su rabia
cantarle a la hermosura
con que su voz se desgrana

Un beso mi negra
un beso a tu pueblo
un beso a Argentina


martes, 29 de septiembre de 2009

Candidatas



Militancia. Y eso de que la militancia es sinónimo de partidismo, dejémoslo para los limitados. Nosotros; mejor dicho, nosotras que desde siempre militamos en nosotras mismas, no podemos menos que sonreír cómplicemente al escuchar ciertos nombres: Gabriela, Rebeca, AnaMar, Rinha, Marcela, Betty, Marianela. Tanta warmi calando hondo en el inventario del olvidado/postergado orgullo de género/generación.



No es poca cosa. Más allá de los calores/humores político-partidarios del momento podemos, trascendentalmente, preguntarnos, ¿qué tipo de comunidad política es capaz de asegurar el principio de la diferencia como vector constitutivo de universalidad? Y la respuesta se escribe en plural y en femenino, seguro; al menos en esta inflexión histórica. Sí, esa fecha, ese 7 de septiembre (que para algunos no pasa de la anécdota) en la que se presentaron las listas de candidatos y candidatas a la Asamblea Plurinacional por la que votaremos en diciembre. Esa inflexión.



Con seguridad, de las nombradas, la candidatura que más ha interpelado las más profundas (escondidas-denegadas, en algunos casos) pasiones políticas es la de la ex – Defensora del Pueblo. Hablar de las virtudes de Ana María Romero de Campero, hacer presente su trayectoria, dar cuenta de su entrega vital a este país, militando –siempre—en él es, realmente, una pérdida de tiempo. Digo, si es que es necesario convencer a algunos sobre la labor de esta extraordinaria mujer, estamos realmente pateando el aire; aire que, a la par, se llevó la careta de algunos.



La buena noticia, en todo caso, respecto a todo este asunto, es la posición en torno al “otro”. Más precisamente en torno a la “otra”. Digámoslo de una vez: en torno a las “otras”. Queda claro, pues (testimoniado para el futuro), que bien podemos confrontar, discutir, disentir o atacar a las “otras”; sin embargo no podemos –de ninguna manera—prescindir de ellas. Esas “otras”, pues, son un valor que debemos ver como un fin en sí mismo. Una celebración.



Me debía estas letras desde hace casi un mes. Hoy las suelto con fanfarrias. Debo admitir también que si, en algún momento, dubité respecto a mi voto ciudadano, la presentación de candidatos (candidatas en este caso) ante el Órgano Electoral selló mi intención, de cara a diciembre.



Cumpliré, pues, fielmente, con mi militancia de vida en diciembre: voy a votar por ellas.


Candidatas




Militancia. Y eso de que la militancia es sinónimo de partidismo, dejémoslo para los limitaditos. Nosotros; mejor dicho, nosotras que desde siempre militamos en nosotras mismas, no podemos menos que sonreír cómplicemente al escuchar ciertos nombres: Gabriela, Rebeca, AnaMar, Rinha, Marcela, Betty, Marianela. Tanta warmi calando hondo en el inventario del olvidado/postergado orgullo de género/generación.




No es poca cosa. Más allá de los calores/humores político-partidarios del momento podemos, trascendentalmente, preguntarnos, ¿qué tipo de comunidad política es capaz de asegurar el principio de la diferencia como vector constitutivo de universalidad? Y la respuesta se escribe en plural y en femenino, seguro; al menos en esta inflexión histórica. Sí, esa fecha, ese 7 de septiembre (que para algunos no pasa de la anécdota) en la que se presentaron las listas de candidatos y candidatas a la Asamblea Plurinacional por la que votaremos en diciembre. Esa inflexión.



Con seguridad, de las nombradas, la candidatura que más ha interpelado las más profundas (escondidas-denegadas, en algunos casos) pasiones políticas es la de la ex – Defensora del Pueblo. Hablar de las virtudes de Ana María Romero de Campero, hacer presente su trayectoria, dar cuenta de su entrega vital a este país, militando –siempre—en este país es, realmente, una pérdida de tiempo. Digo, si es que es necesario convencer a algunos sobre la labor de esta extraordinaria mujer, estamos realmente pateando el aire; aire que, a la par, se llevó la careta de algunos.



La buena noticia, en todo caso, respecto a todo este asunto, es la posición en torno al “otro”. Más precisamente en torno a la “otra”. Digámoslo de una vez: en torno a las “otras”. Queda claro, pues (testimoniado para el futuro), que bien podemos confrontar, discutir, disentir o atacar a las “otras”; sin embargo no podemos –de ninguna manera—prescindir de ellas. Esas “otras”, pues, son un valor que debemos ver como un fin en sí mismo. Una celebración.



Me debía estas letras desde hace casi un mes. Hoy las suelto con fanfarrias. Debo admitir también que si, en algún momento, dubité respecto a mi voto ciudadano, la presentación de candidatos (candidatas en este caso) ante el Órgano Electoral selló mi intención, de cara a diciembre.



Cumpliré, pues, fielmente, con mi militancia de vida en diciembre: voy a votar por ellas.

Una aclaración necesaria - Aviso Institucional

Estimad@s habitantes de Kamchatka y de Concienciobediencia:

Cómo les anuncié hace más de un mes estaba realizando cambios ¿radicales? en lo que a mis dos hogares-blogs respecta. Voilà, acà estamos. Con ganas de volver, de renacer. Se trata pues de que "Aún tengo fuerzas" (Yesh Bi Od Koach).

El trato es básicamente el siguiente. No volveré a publicar más en lo que ustedes conocieron como Concienciobediencia y Kamchatka desde hace 3 y 2 años, respectivamente. Esas lindas épocas son, ahora, un latir de recuerdos de una época que personalmente veo a la lejanía y con agradecimiento.

Pero se trata --siempre-- de esta testaruda necesidad de escribir, menos que antes, claro, pero con más entrega, seguro. Por ello, este mi nuevo blog (que mantiene la dirección de uno de los antiguos, por razones de logística) reunirá escritos de opinión coyuntural, reflexiones en torno a la comunicación política, hará las veces de observatorio mediático, trinchera de ideas, baúl de recuerdos, cofrecito de sueños, por último.

Todo retorna a su origen y este es el caso. Este origen renovado, renovado, como hace 3 años que empecé a escribir un blog.

Aclarado todo, los invito, ahora sí, a acompañarme en esta nueva casa, como lo hicieron en las anteriores.

Bienvenid@s

Pd. Para los nostalgiosos de oficio, en la parte superior de este blog pueden encontrar unos links que los llevarán directo a los otros dos blogs, que quedan ahí, en el cyber-espacio, cual testimonio.

Tuiteando ando

Vacas Sagradas

Vacas Sagradas

Sarelisa, las almas gemelas. Los cuentos compartidos. Ellas. Nosotras.

Arcángel

Arcángel

Habrá palabras para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

Histérica

Histérica

Los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.

Liliana Felipe

Memoria Vigilante

Memoria Vigilante

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Jairo Aníbal Niño