miércoles, 9 de marzo de 2011

Solidaridad 2.0.

La anterior semana no sabía sobre que podía escribir -ese dilema que se me presenta cada dos semanas-. Creo que uno, básicamente, debe pensar en escribir sobre algo novedoso, que podría interesarle a la gente, con un enfoque nuevo y que hable, básicamente, de lo que a uno/a le hace diferente frente a otros/as. Así, vía twitter consulté sobre qué podría escribir a mis seguidores -esos amigos cercanos-. Uno de ellos, entrañable, me dijo que escribiera sobre la solidaridad, yo le dije que no podía que escribir sobre esas cosas, pues una tiene su corazoncito. Minutos después, durante el almuerzo, me senté a ver televisión y pensaba en todos esos anónimos, que somos nosotros, los usuarios de redes sociales, y que estábamos practicando la solidaridad, a nuestra manera. Y sentí necesario escribir esta columna que leen a continuación y que salió publicada en pleno domingo de carnaval en el suplemento Ideas de Página Siete.






(El dibujito, como siempre, lo hizo el gran Abecor)





Cuando Chile enfrentó el peor desastre natural que ha encarado en los últimos tiempos, un periodista digital de ese país (Ramón Salaverría) señaló que: “Twitter era el sismógrafo de la información”. Claro, el terremoto había ocurrido en horas de la noche y mientras “los medios dormían” la ciudadanía en pleno empezaba a informar acerca de los desastres, madrugando (metafórica y literalmente) al continente europeo con la noticia. Lo propio había ocurrido, meses antes, en el devastador terremoto al que se enfrentó Haití, aunque claro, en esta ocasión, estos esfuerzos se masificaban para afuera, es decir el mundo entero se enteraba de la desgracia de este pueblo hermano, mientras en Haití con suerte disponían de una radio para, en Puerto Príncipe, enterarse de lo que ocurría en el resto del país. Rápido llegaron los corresponsales internacionales a conectarse a los medios digitales y a las redes sociales más conocidas para informar al resto del mundo de lo que estaba sucediendo y, rápido también, empezaron a establecerse mecanismos para concentrar la ayuda internacional destinada a ambos desastres, desde cualquier lugar del mundo.


Chile y Haití representan, sin duda, dos polos antagónicos en lo que a uso de nuevas tecnologías de información y comunicación refiere. Chile, por un lado, se constituye como uno de los países latinoamericanos que mayor cantidad de usuarios en la web 2.0 contiene; por el contrario Haití pocas veces figura en el mapa de uso de redes sociales como herramienta de generación y divulgación de información. ¿Bolivia? Digamos que en Bolivia la cantidad de usuarios de internet y, en específico, de las redes sociales (web 2.0.) es limitada pero poderosa. Veamos.


Imágenes: Algunos blogs, como por ejemplo el de la revista virtual La Mala Palabra, han hecho un importante esfuerzo por recopilar fotografías, pertenecientes a diversas Agencias de Noticias, sobre las zonas de los derrumbes. El valor de ello radica en que los medios de comunicación pocas veces pueden aglutinar tal cantidad de información gráfica en sus versiones impresas. A la vez, varios ciudadanos y varias ciudadanas han compartido fotos propias del desastre o de los hechos que dan cuenta de la solidaridad a través de herramientas como el twitpic (sitio web que permite a los usuarios publicar fácilmente fotos en twitter y otras redes sociales), esto nos ha ayudado a varios/as a comprender la magnitud de los hechos, más allá de las mirada de los medios tradicionales.


Facebook: En la red social más utilizada en Bolivia se han creado grupos que concentran temáticas que al menos en los primeros días no han sido tratadas por los medios de comunicación tradicionales. El evento “Ayuda a los damnificados de los deslizamientos” consigue organizar los lugares para los donativos por zonas y con personas encargadas para ello, con sus respectivos teléfonos de ubicación. El grupo de Animales S.O.S. de Bolivia y el evento “Ayuda a los animales no humanos de los deslizamientos en Callapa” rápido habían iniciado, el lunes, campañas para conseguir refugios temporales, alimentos y agua para los animalitos de las personas que han vivido el desastre, a través de estos perfiles ha transitado mucha información para personas que quieren ayudar desde todas las partes del país. También, la reconocida organización “Un Techo para mi País” ha iniciado un evento en el cual invitan a voluntarios y voluntarias a inscribirse para participar en la reconstrucción de hogares para los damnificados.


Twitter: Mientras esta columna está siendo escrita, varios tweets (mensaje publicado en twitter, que consta de 140 caracteres) con los hashtags (palabras o frases prefijadas con un símbolo de hash (#) con múltiples palabras concatenadas que sirven para etiquetar un tema específico en redes sociales) #FuerzaLaPaz, #AyudaLP, #LaPaz y #Bolivia están siendo publicados, ellos linkean algunas fotografías que dan cuenta de la solidaridad de la población paceña o, en su caso, anuncian formas y lugares de recolección de donaciones y vituallas. En suma “retuitean” (replicar un mensaje en twitter) la solidaridad paceña y boliviana.


Páginas web: Un portal web denominado “Ayuda La Paz” se ha abierto campo, rápidamente, en el mundo virtual, estableciéndose como un espacio en el cual varios ciudadanos y ciudadanas pueden constituirse como voluntarios/as para ir a dar una mano a la gente de la ladera este de la ciudad. Al mismo tiempo, han generado una cuenta Pay Pal (servicio web que permite el envío de dinero a cualquier parte del mundo, a cualquier persona que tenga una dirección de correo electrónico) para que se puedan canalizar los envíos de donaciones monetarias a La Paz, desde cualquier lugar del mundo.


Es, seguro, un poco temprano para dar cuenta del impacto que están teniendo las redes sociales en lo que respecta al mayor desastre por el que transita la ciudad de La Paz; no obstante es importante saber que más allá de la fáctica realidad mediática (que moviliza luminaria y micrófonos para gritar hasta donde alcanza su solidaria solidaridad) existe un batallón de ciudadanos/as anónimos/as que están –en este preciso momento- movilizando sus capacidades y voluntades para dar cuenta de que en general y en situaciones como estas otra información es posible y otra solidaridad...también.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Tienes mucha razón vero pero te faltó un solo detalle : los chilenos y los haitianos vivieron la misma experiencia pero los yankees toman mas en cuenta a Haití porque aprobechando que es pobre se promocionan ahi y solo loatinoamerica tomó en cuenta a Chile X(

La Vero Vero dijo...

Gracias por el comentario, querido Rodrigo!

Soy una verdadera fan de tus letras.

Saludos,

VV

Tuiteando ando

Vacas Sagradas

Vacas Sagradas

Sarelisa, las almas gemelas. Los cuentos compartidos. Ellas. Nosotras.

Arcángel

Arcángel

Habrá palabras para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

Histérica

Histérica

Los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.

Liliana Felipe

Memoria Vigilante

Memoria Vigilante

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Jairo Aníbal Niño