viernes, 30 de noviembre de 2012

Decir que sí

"Píntate un sí en la cara antes de salir a la calle para qué se te acerquen 
las personas que quieren vivir" (Facundo Cabral)

Hace unos meses, apenas se dio a conocer la fecha de realización del censo 2012, rápido los y las “representantes del no” iniciaron una campaña de deslegitimación de baja intensidad contra este mecanismo de medición nacional que se realiza cada diez años.

Primero, a través del debate acerca de la autoidentificación indígena y la no figuración de la opción “mestizo” en la boleta; ahí se perdió la oportunidad de trabajar de manera conjunta y propositiva en torno a los indicadores y las preguntas que entrarían en la boleta censal.

Aunque, huelga decirlo, tampoco se notó un esfuerzo obstinado del INE por debatir estos términos. Finalmente, los cuestionarios que respondimos los y las bolivianas el pasado 21 recogieron información suficiente pero quedará la sensación de que podrían haber recogido mayor información o por lo menos información con mayor riqueza.

Posteriormente llegó la polémica por la actualización cartográfica y la intención de invalidar el proceso censal a partir de la supuesta improvisación técnica con la que el Gobierno habría actuado en dicha fase. Nuevamente se perdió una valiosa oportunidad de mejorar este proceso tendiendo puentes con los municipios en los que ciertamente se halló resistencia.

Y, también toca decirlo, el Gobierno empezó este proceso con retardo, generando este pequeño espacio de incertidumbre en el que los/as “representantes del no” se han acostumbrado a librar sus pequeñas pero nocivas batallas.

El dibujo es, como siempre, del gran Abecor.

Inmediatamente llegó la polémica por el uso del lápiz y la ausencia de empadronadores/as en algunas ciudades. Apelando a nuestra frágil memoria de largo plazo, algunas voces desde la oposición (representantes políticos y opinólogos/as) pretendieron hacer creer a la opinión pública que esto implicaba un riesgo y eran hechos inéditos.

Lastimosamente, al igual que el INE, la mayoría de los medios de comunicación iniciaron con retardo un proceso educativo y comunicacional para reactivar la memoria colectiva del país en torno a nuestra cultura censal e informarnos sobre las características de este último, que enfrentamos el pasado miércoles.

A continuación se inició una ola de conflictos limítrofes de leve intensidad que generaron un ambiente de incertidumbre a horas de iniciarse el censo nacional 2012.

Esta vez intereses corporativos y regionales apelaron a su egoísmo colectivo y en un afán oportunista vieron el evento censal como un escenario propicio para amplificar sus demandas. Una vez apaciguado este escenario y dos días previos al censo, un otrora periodista, hoy radical opinólogo contra el Gobierno, señaló en su cuenta de Twitter que “la idea era que las protestas y bloqueos se disparen para que el Gobierno suspenda el censo. Algo falló”.

Así, bajo ese escenario asistimos los y las bolivianas al censo nacional 2012. Y aun así debo decirles, compatriotas, que creemos más allá de la política, que vencimos como país.

Vencimos a los errores de gestión del Gobierno que pudo iniciar antes y con mayor detalle la preparación del evento, a la casi generalizada improvisación de los medios por acompañarnos a recordar que hicimos esto antes y apostar a que podíamos hacerlo de nuevo y, sobre todo, vencimos a los/as representantes del no, militantes agoreros/as del fracaso, a quienes sólo me queda recomendarles en clave de Benedettiana, aprender a decir que sí:

“Oírte primero despacito decir que sí / decir sí quiero, comunicarlo luego al mundo/ con orgullo enajenado / y ver que un día, pobre diablo, ya para siempre pordiosero / poquito a poco, abres la mano y nunca más puedes cerrarla”.
____________________________________________

La nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS de Página Siete, el pasado domingo 25 de noviembre, pueden ver el original en este link: http://bit.ly/TZqpqS

Tuiteando ando

Vacas Sagradas

Vacas Sagradas

Sarelisa, las almas gemelas. Los cuentos compartidos. Ellas. Nosotras.

Arcángel

Arcángel

Habrá palabras para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

Histérica

Histérica

Los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.

Liliana Felipe

Memoria Vigilante

Memoria Vigilante

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Jairo Aníbal Niño