martes, 16 de julio de 2013

La dignidad en el aire

La secuencia de bochornosos actos (no) diplomáticos que hemos presenciado los últimos días han logrado rematerializar todo aquello que este proceso nacional y continental ha constituido como discurso simbólico y que de forma parcial iba quedando como recuerdo de años anteriores; discurso retórico le decían algunos/as rabiosos/as. Es así que cuatro países de Europa han logrado, a través de sus actos, encarnar el coloniaje europeo y el imperialismo norteamericano como hechos materiales en pleno siglo XXI, así sea con menor intensidad.

Resulta difícil hilvanar una hipótesis por la cual la inteligencia norteamericana y europea cometieron tal flagrante violación de las normas internacionales, pues queda la sensación de que una debe ser tremendamente cándida o terriblemente estratégica para pensar que no utilizaron toda su maquinaria de verificación para corroborar que Edward Snowden -sobre quien además no pesa ninguna orden de captura internacional- efectivamente no se encontraba dentro del avión presidencial de Evo. Si se tratara de una acción estratégica, el imperio estaría optando por utilizar la humillación a un mandatario, a su pueblo y a su continente como mecanismo de hostigamiento a los 21 países a los que, según un cable de Wikileaks, Snowden hubiera pedido asilo, es decir se trataría de una muestra de poder y amedrentamiento simbólico de magnitudes absurdas e inaceptables a varios países del mundo.




En otra hipótesis, quizás la más favorable para el gobierno (cualquier hipótesis lo es), tocaría pensar que nuestros vecinos del norte y estos cuatro países de Europa o se sintieron ofendidos por las declaraciones (ya sea consuetudinarias del Presidente en torno a varias políticas del imperio o concretamente las que vertió un día antes del hecho señalando que el Estado boliviano podría “considerar darle asilo a Snowden”). Si alguno de los anteriores fuera el caso, el imperio estaría buscando realizar una pisada de poder simbólica ante Bolivia, pero con resonancia mundial, sobre qué es lo que un mandatario y un Estado soberano puede o no puede expresar, en plena época de la Sociedad de la Información.

Queda también la hipótesis de qué, en efecto, alguien de algún rango hubiera alertado al gobierno norteamericano (y ellos a sus socios europeos) de qué efectivamente Edward Snowden tenía algún plan de abordar el avión presidencial de Bolivia. Pero volvemos al principio, sería difícil pensar que un país que espía el mundo entero se basase en el rumor, no pudiendo corroborar quiénes van a bordo de un avión presidencial, en este mundo global.

Lo que quiero graficar es que, sea cual fuere la hipótesis que materializó un atropello de la magnitud que vivimos, cualquier escenario deja de resultado a Evo como ganador local y continental, a estos 4 países de Europa como grandes perdedores mundiales y -reafirmándonos la verdad que ya sabíamos hace décadas-  a Estados Unidos como un país que no tiene vergüenza, moral o límites al momento de cuidar su cada vez más escaso poder que algunos países aún les quieren hacer creer que tienen, inflándolos hasta como dueños del aire.

Que se jodan ellos si quieren hacer dueño de su aire a un país que también los espía en su propia cara. Finalmente hoy eso es lo que nos diferencia, nuestro aire es digno: no se lo negocia. Estamos construyendo un continente de unidad y libertad, donde la única dueña de nuestro aire, se llama dignidad. 
________________________

La nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS de Página Siete, el pasado 3 de julio de 2013. A pesar de mi notificación a los cumpas del periódico no subieron mi nota en versión digital, mas pueden leerla en esta presentación completa: http://bit.ly/14c2fEN

Autonomía Informativa-Analítica

Uno de los más frecuentes pecados capitales que sufre nuestro análisis político local es, a la vez, una más de nuestras históricas tensiones irresueltas como país; y tiene que ver con el centralismo nuestro de cada día. Pocas veces sobre todo desde La Paz (pero ocurre también viceversa) y casi siempre en periodos electorales, el análisis político alcanza a salir de lo que ocurre en Plaza Murillo; en correlato lógico e histórico (que no deseable) con la agenda mediática de redes y periódicos de niveles nacionales.

Nos encontramos pues con un Estado autonómico que busca forjar esta su cualidad en base ya sea a buenas voluntades y, ocasional e idealmente, a verdaderas vocaciones; a veces ambas tan efímeras y débiles que aunadas se concentran en la parte y el contenido institucional buscando avanzar en un modelo propuesto ya por la Constitución; de esta manera poco o casi nada queda para lo que debiera ser la construcción de una cultura verdaderamente autonómica en todos los ámbitos, y en este caso me refiero concretamente al tema del manejo de la información y la agenda mediática, pero también a las perspectivas desde las que se realiza el lánguido análisis político que se hace público y que, en términos estrictamente formales, debiera estar formando opinión pública.





Contaba un compañero del Beni que, precisamente por la centralidad con la que ocasionalmente se lee la política, allá se maneja con soltura y casi convencimiento el denominativo “la oposición” para referirse a quiénes no pertenecen al MAS siendo que, en los hechos, en ese departamento la oposición es precisamente el MAS. Se trata de un dato anecdótico pero sobre todo decidor de una realidad, y esa realidad tiene que ver con que no se está haciendo el esfuerzo real o necesario por separar una realidad nacional de una regional al momento de realizar un análisis o que, en su caso, la integración que se hace de las mismas es simplista. Las lecturas mismas que se hacen del Estado, varias veces pueden estar disociadas de las realidades locales que, sí, hacen a la realidad nacional y que, por lo mismo, pueden afectarla inesperadamente si es que no se presta la debida atención a las señales que, desde lo local, la cotidianidad nos ofrece. El MAS es actualmente el partido con mayor presencia a nivel nacional y es precisamente por ello, el partido que más debiera exigirse lecturas analíticas no sólo locales, regionales y nacionales a profundidad, sino también sectoriales por su propia y compleja composición.

Lo escribo precisamente porque me ha pasado y porque es preciso llamar la atención sobre el tema, en aras de evitar que ocurra a tiempo de pensar en el reacomodo de las fuerzas políticas que el país deberá afrontar en dos tiempos, el siguiente par de años. A puertas de iniciar una época electoral que se caracterizará por llevarse toda la agenda por delante, queda el reto urgente de (re)pensar en cómo las dinámicas políticas locales aportarán al primer momento nacional que enfrentaremos el 2014 y del cual se cosecharán aciertos y facturarán fracasos, en un segundo momento, el año 2015.  Por ello mismo es que no se debe perder de vista cómo es que la dinámica política central de Plaza Murillo aportará al segundo momento local, porque sólo en esa dinámica dialógica de ida y vuelta podrá reconfigurarse un poder político con un correlato región-nación coherente y fortalecido. Lo contrario podría implicar complicadas gestiones a todos los niveles, matizadas de ingobernabilidad, un costo demasiado alto para pagar a cuotas durante cinco años.

__________________________________

Esta nota nació de un agradecimiento honesto a los y las compañeras del Beni, tras haber compartido lecturas del momento político con algunos de ellos y ellas. Le cambié el nombre para compartirlo con ustedes, porque su nombre de origen no era sexy: era horrible. Fue publicado en el semanario La Época, de la semana del 14 al 20 de julio, pueden ver la publicación original en este link: http://bit.ly/14c3ow1

lunes, 10 de junio de 2013

La condición femenina en el poder

Cuando Hannah Arendt fue invitada a dictar un par de seminarios en Princeton y vio la reacción del auditorio ante su presencia femenina (la primera en dicha universidad, aquel 1953), le comentó en una carta a uno de sus amigos lo siguiente:

“Ilustré a esos dignos caballeros sobre lo que era un judío de excepción y traté de hacerles comprender que me había necesariamente sentido yo misma aquí como una mujer de excepción”.

A tiempo de referirse al rol de la mujer en la política, Arendt acudía recurrentemente a la figura del “judío alibi” o “judío de excepción” para explicar el hecho de que además de valorarse su trabajo académico, se hiciera referencia a su peculiaridad de haberlo logrado siendo mujer.

Es sabido que Arendt planteaba otro tipo de reivindicaciones de tipo más generales sobre el espacio público, en los que primaban categorías políticas y jurídicas al momento de pensar la condición humana por sobre la condición femenina.

No obstante, también ha sido objeto de reflexión el hecho de que aunque en vida siempre trató de separarse de la condición femenina como calificativo de su obra, la haya reivindicado un par de veces con el uso de expresiones de su cosecha como feminini generis (persona femenina) o el conocido “vive la petite difference!” (¡que viva la pequeña diferencia!) que expresaba siempre en francés.

Por estas dos características marcadas de su pensamiento, se ha tratado de interpretar las contradicciones que según varias estudiosas habría marcado en su legado.

Pero es Gloria Comesaña, una feminista venezolana, quien propone que Arendt (una filósofa que ocupó su pensamiento a reflexionar sobre lo público) hacía renuncia de su condición femenina en un espacio público-social y no así público-político, por lo que no existía tal contradicción.

Sobre la filósofa y su complejo pensamiento existen múltiples discusiones irresueltas a la fecha y estas letras no pretenden engrosar dicho inventario. Mi único objetivo en este espacio es recuperar algunos insumos para (re)pensar en torno a la condición femenina en el poder político en Bolivia.

¿Cuáles son pues las expectativas que tenemos depositadas sobre nuestras mujeres autoridades, en ejercicio de poder? ¿Estamos esperando que la política y la palabra continúen bajo las mismas gramáticas?

Conozco las historias de algunas de nuestras autoridades femeninas, y también sus avatares en el poder; sé que no les es fácil sortear diariamente las estructuras machistas y patriarcales arraigadas tanto en la plaza Murillo como en las organizaciones sociales o pueblos indígenas.

Sé que libran pequeñas batallas diarias y sé que a veces ganan y otras tantas pierden. Conozco de cerca sus honestos esfuerzos y creo necesario reivindicarlos.

Mas, creo que este acto de reivindicación me permite, a la vez, cuestionarles el ocasional ejercicio del poder en clave masculina, es decir en ejercicio de la condición masculina, en negación de la condición propia; siguiendo la lógica del poder perverso y patriarcal que es de por sí excluyente y poco tiene que ver con la afinidad ideológica, cuando es en realidad una herencia colonial.

Creo poder demandarles un ejercicio distinto del poder: en clave femenina. Y a nosotros, sobre todo a nosotras, una expectativa de ejercicio del poder distinta.

Pido que no dejemos de reflexionarlo y que lo reinventemos constantemente. Lo hago porque quiero y debo poder creer que otro ejercicio del poder es posible, desde la condición femenina. Vive la petite difference!

_______________________________________________

La nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS del periódico Página Siete, el pasado 09 de junio de 2013, pueden acceder a la versión original en este link: http://bit.ly/15MZZ41

jueves, 6 de junio de 2013

Réquiem por una vacuna


Sería bastante fácil para alguien que quiere manifestar su indignación por un producto periodístico, acudir a develar las mentiras que el periódico español ABC publica recurrentemente sobre varios gobiernos de la nueva izquierda con los que claramente no tiene empatía ideológica, manifestando así su postura política escudándola tras la noble labor periodística. No es pues para nadie desconocido que este medio de comunicación armó y llevó adelante una sistemática campaña de desinformación y desprestigio a la gestión de éste y el anterior gobierno venezolano y los sucesos personales que siguieron a la enfermedad de Hugo Chávez. Tampoco es secreto que su campaña de desinformación ha alcanzado a forjar una lucha frontal contra los gobiernos de Cuba y Argentina; en suma es conocido el bajo (cuando no nulo) nivel de credibilidad del que goza este medio de (des)información.

Es por ello que aunque era mi propósito primero, no estoy escribiendo estas líneas para hablar de las mentiras e intenciones que publica ABC, sino para preguntar a los/as colegas periodistas y a aquellos ciudadanos/as que, como yo, expresan sus opiniones en redes sociales ¿cuál es nuestro criterio de responsabilidad informativa al masificar una nota producida por ese medio, sin cuestionarla y sin atrevernos a responderla?. Para contextualizar, es preciso añadir que dicho medio publicó una nota titulada Las “primeras damitas” bolivarianas que gozan de los placeres de la vida, que tiene como claro propósito dejar evidencia de que las hijas de Kirchner, Chávez y de Evo están siguiendo el juego de la farándula excéntrica y derrochadora desde que sus padres ostentan el poder. No conozco la realidad argentina ni venezolana en esta temática, por lo tanto me limito a no comentar al respecto, pero la realidad boliviana la conozco, la conocemos todos/as y si bien sobre el Presidente Morales la oposición vierte todo tipo de acusaciones; en términos de honestidad social, toca reconocer que a Evaliz Morales Alvarado nosotros/as los/as bolivianos/as, no podemos acusarle de nada en el ámbito público: no es excéntrica, no busca mediatizarse, no es polémica y no ostenta sumas millonarias de dinero.




La nota referida subtitula sobre Evaliz Morales Alvarado: La campesina viste de Chanel. Y aunque a ninguno/a de los/as bolivianos/as que replican la nota que desprestigia -replicando su rol desinformativo-  les consta que ella haya usado un traje Chanel (porque no es verdad), la pregunta es ¿y si decidiera hacerlo qué?. La misma nota señala, en su maldad, que hizo su fiesta de 15 años en una renombrada discoteca de la ciudad y así fue, la hizo en la discoteca Sounder de Oruro, de la que muchos/as conocemos su “ostentosa” naturaleza.

Escribo esta nota repudiando a los y las replicadoras de la desinformación y la mala leche que tenemos dentro del país, lo hago en clave de complicidad de una hija. Seamos honestos: Evaliz no le hace daño a este país, derivarle dardos y atacarla a ella para afectar a su padre, es lo más venenoso que cualquier padre, madre, hijo o hija de este país puede hacer. No pido que la ABC de España lo entienda, pero si exijo que nosotros/as que conocemos nuestro país lo hagamos y no difundamos/compartamos el veneno que inyectan desde fuera. Como vacuna contra su racismo.
_________________________________________

La nota original fue publicada en el semanario La Época, de la semana del domingo 2 al sábado 8 de junio de 2013, que puede ser visualizada en este link: http://bit.ly/11ocHTB

jueves, 2 de mayo de 2013

Los hogares y los patios


Parece cinismo diplomático, pero en el fondo es un acto de honestidad ideológica. Que John Kerry, el jefe de la diplomacia estadounidense, señale que “América Latina es nuestro patio trasero”en el fondo, no hace más que develar  elverdadero espíritu de una considerable parte del establishment estadounidense yde la ideología bajo la cual durante varios años, Estados Unidos ha pretendido gobernar, cuando menos, el continente latinoamericano.


Para hablar en justicia, es preciso que contextualicemos las declaraciones de Kerry; en realidad lo que él pretendía expresar era que, como Estado buscan “acercarse de manera vigorosa” a sus vecinos del sur; señalaba además que “trataremos de hacer lo posible para tratar de cambiar la actitud de un número de naciones, donde obviamente hemos tenido una especie de ruptura en los últimos años". En realidad lo que Kerry anuncia no puede tomarse como una afrenta; es más, ni para provocación le alcanza. 

En los hechos, estas polémicas declaraciones están dando cuenta de una preocupación real de nuestros vecinos del norte (que, cabe recordar, históricamente han tratado de afuerearnos de la casa y dejarnos en el patio), al verse ahora simplemente tan distantes de los espacios de reunión en la casa continental, al verse pues, ellos mismos bordeando el patio, que queda al margen de la integración regional de esta casa/patriagrande.  Sobre esa “especie de ruptura enlos últimos años”, ellos saben cómo, por qué y cuándo se ha producido; y por ello –precisamente- nuestro sur amerita su atención y oficios desde niveles estatales cuando, lo sabemos, ellos tienen mucho en casa con qué lidiar.


En este momento, mientras en Estados Unidos sólo suman y suman las tragedias producidas por un sistema violento forjado sobre el capital y el consumo (pensemos en las recientes balaceras, en Texas, en Boston) y mientras sus representantes insisten endenostar a sus vecinos del sur (en vez de mirarse el ombligo); esos vecinos del sur dan, nuevamente, una lección de integridad/integración y sobre todo de descolonización, respaldando “en familia” el legítimo resultado electoral del pasado domingo en Venezuela; además de condenar, en bloque, cualquier acción desestabilizadora en esa o cualquier democracia de Latinoamérica (se tomó las mismas acciones contra el golpe de Estado en Paraguay). En suma: se hace hogar,sin patios.


Por ello, a estas alturas ni sorprenden, ni preocupan las declaraciones que puedan venir desde el gobierno estadounidense y, la verdad, tampoco sorprenden y tampoco preocupan las no-manifestaciones de la oposición nacional que hasta ahora -24 horas después-no ha levantado la voz para repudiar dichas declaraciones. Lo que sí aúnsorprende –nivel: ¿es una broma?- sonnuestros propios y copetudos emisarios del norte, convocando –ya en serio, tiene que ser una broma- alos/as bolivianos/as a manifestarse a plan de cacerolazos contra el gobierno,en Bolivia…desde los Estados Unidos. Para ellos sólo nos quedan las (son)risas.
_______________________________________

Nota publicada en el semanario La Época correspondiente a la semana del domingo 14 al sábado 20 de abril. Pueden ver la versión original en este link: http://bit.ly/ZBYrJI

Voto electrónico y voto en el exterior


Antes de que se desencadenara, como proceso histórico-político, la crisis de representación política y esto diera lugar, junto con otros varios factores, al debate y establecimiento de nuevos mecanismos que permitieran la radicalización y ampliación de la democracia como fin (permitiendo la emergencia de la democracia directa-participativa y la comunitaria), los esfuerzos técnicos en la materia estaban dirigidos al fortalecimiento del voto -mecanismo por excelencia de la democracia representativa- forjando un fuerte interés a nivel mundial en lo que es la tecnologización de los mecanismos de votación en todas sus etapas.

La complejidad de lo que se conoce como e-democracia implica, entre otras transformaciones, la emergencia de varios procesos asociados a nuevas nociones como, por ejemplo, la del voto electrónico que en los hechos consiste en un término utilizado para denominar procesos electorales en los que tanto la emisión del voto ciudadano como su conteo se realizan a través de innovaciones tecnológicas.

Son varias las tecnologías que históricamente se han utilizado para la votación electrónica, entre ellas podemos señalar: escáneres ópticos, quioscos de votación especializados, transmisión de papeletas y votos por vía telefónica, uso de redes de computación privadas o, incluso, votación por internet.

Lo más avanzado, hasta la fecha, es el voto por internet, sobre todo aplicado para el sufragio de ciudadanos emigrantes, que ya ha sido implementado en algunos países como Reino Unido, Estonia y Suiza.

Tanto en el caso de la emisión como del conteo, el uso de estas tecnologías presenta algunos beneficios para el sufragio: disminuyen los márgenes de error, se reducen los tiempos, amplían el acceso, etc.

No obstante, también ha generado varias situaciones problemáticas en diversas elecciones, de ahí que nazcan los detractores del voto electrónico.



                                            La foto es del archivo digital de Página Siete.
 
 
Es sabido que a nivel regional uno de los sistemas electorales más avanzados (tecnológicamente) y auditados (institucionalmente) es el venezolano (automatizó al 100% todas las fases de su proceso eleccionario para las últimas dos elecciones generales).

Precisamente ése que ha sido puesto en tela de juicio por la oposición venezolana y norteamericana, hace un par de semanas. Sobre el hecho cabe comentar que las actas de escrutinio venezolanas de cada mesa de votación han sido firmadas por testigos opositores y que, además, el representante de la oposición -a diferencia del resto- en el Consejo Nacional Electoral ha dado conformidad con la votación electoral del pasado 14 de abril.

Lo que cabe rescatar de esta experiencia es que independientemente del nivel de tecnologización del proceso eleccionario, siempre se mantienen los mecanismos institucionales y ciudadanos de auditoría, fiscalización y veeduría.

Trato de acercarme a esta temática, en ocasión de las declaraciones de representantes de nuestro Tribunal Supremo Electoral quienes, a pesar de las intenciones previas señaladas con anterioridad, han expresado hace muy poco que la implementación del voto electrónico en el país no sería posible pronto.

No obstante, esos representantes agregaron que se está considerando su implementación a mediano o largo plazo, para viabilizar, cada vez con mayor precisión, el mandato de la Ley del Régimen Electoral analizando actualmente la posibilidad de que el voto de bolivianos en el exterior pueda establecerse en 29 países para 2014. Son enormes y complejos los retos que le toca asumir al OEP: en las formas sí, pero también en el fondo de lo que es y hace a la democracia intercultural. Y es preciso que estos temas ingresen pronto en el debate público.

____________________________________________

La versión original fue publicada en el suplemento IDEAS, del periódico Página Siete, del pasado 28 de abril de 2013: http://bit.ly/Y6vFQb

lunes, 8 de abril de 2013

Apuntes (urgentes) sobre democracia y comunicación


Democracia y comunicación. Comunicación y democracia. ¿De qué forma se define esta relación entre un sistema político y un campo de estudio? ¿Cómo se generan los vínculos y conexiones entre estos dos campos temáticos? ¿Cuáles son los elementos concretos teóricos, técnicos y operativos que permiten que esta relación se constituya en acciones de hecho? ¿Cuántas características son apropiadas por uno o el otro, para consolidar y fortalecer los principios inherentes a la democracia o a la comunicación? ¿En cuántos y cuáles espacios se encuentran para alimentarse/pensarse mutuamente?


Tanto quienes piensan a la democracia como quienes piensan a la comunicación se han hecho varias veces éstas y más preguntas, ya sea desde las acciones y/o estrategias públicas como desde la academia. Si bien, en el país, este debate tiene varios años pero pocos impulsores, ha podido sobrevivir en el tiempo y, con mayor o menor visibilidad, postular nuevas preguntas y generar nuevos debates acordes a este tiempo de reinvención estatal, en el marco de la democracia intercultural. Al parecer, y en ese afán, el Órgano Electoral Plurinacional ha promovido acertadamente la publicación de Democracia y comunicación, obra del —sin duda— más (re)conocido comunicador del país hacia el mundo y por varias generaciones, Luis Ramiro Beltrán. Es un libro imprescindible que repasa a lo largo de 300 páginas, y mediante la recuperación de valiosos textos, la obra de toda una vida sobre esta temática.

En la primera parte Adiós a Aristóteles: la comunicación horizontal, recupera para las generaciones venideras uno de los más profundos y completos recorridos por las corrientes teóricas que han postulado diversos modelos de comunicación. Escrito en 1979, el texto es una base fundamental para comprender la evolución de la discusión teórica sobre comunicación, con especial énfasis en el rol de Latinoamérica en ella y las propuestas, entonces revolucionarias, para democratizar la comunicación en y desde el continente, estableciendo entonces los primeros guiños para avanzar hacia una comunicación democrática.

La segunda y tercera partes, La comunicación política y las transiciones democráticas en el país y Medios de comunicación, elecciones y democracia, recogen un par de discursos brindados por el autor en 2002, en su desempeño como Presidente de la entonces Corte Nacional Electoral. A pesar de no tratarse de documentos académicos sino discursivos, en ellos pueden identificarse importantes claves sobre las funciones y los formatos a través de los cuales la comunicación se constituye como una actora más durante los procesos electorales, transitando así desde su función informativa-opinativa que compone el complejo comunicativo,  hasta su función de marketing político.

La cuarta parte, Marco teórico de las políticas de comunicación del Estado, está constituida por un texto fundamental relacionado con un tema de similar importancia y, sobre todo, constantemente ausente en nuestro país en lo que refiere a la comunicación en el marco del Estado. Se trata, pues, de un recorrido teórico, altamente didáctico y pleno de ejemplos, sobre las políticas comunicacionales y su breve historia en Bolivia.

                                    La foto fue extraída de www.oep.org.bo


En la quinta parte, Información y propaganda: Decir sin engañar, guiar sin imponer, otro texto recuperado permite establecer una distancia entre la información y la propaganda, estableciendo con puntualidad las funciones propias de la información y, a la vez, sus permanentes desafíos.

A través de la sexta parte, La comunicación: Trama de la sociedad y savia de la cultura, y de la séptima, Los méritos de la comunicación en Bolivia, es que el autor logró sintetizar en su momento (y ahora podemos repasar estas reflexiones) los ejemplos más fundantes en América Latina en referencia a la construcción de una comunicación democrática, así como su incidencia en la trama social. Se trata, en ambos casos, de necesarios repasos históricos por experiencias forjadas a pulso en el continente y en el país, en busca de democratizar la comunicación y, como señala el autor, muchas veces haciendo preceder la experiencia ante la teoría.

La octava parte —quizás una de las más entrañables— titula La Radio popular en Bolivia: la lucha de obreros y campesinos para democratizar la comunicación y está compuesta por un texto del año 1993, escrito por el autor del libro, en coautoría con el profesor Jaime Reyes (+) y consiste nuevamente en un minucioso repaso por las profundas aguas de la historia de la comunicación en nuestro país, en la que la radio es la gran protagonista. Este segmento no sólo es crucial para entender el curso de la historia de la comunicación en Bolivia, sino, a la vez, los desafíos que afronta la democratización de ella en el país.

La parte novena, La defensa de los grupos étnicos a través de los medios de comunicación, recupera una ponencia dictada por Beltrán en la que nuevamente a través del repaso por las experiencias radiales, esta vez en el continente, da cuenta de la importancia de la radio para las comunidades indígenas y del proceso de generación, a través de estos usos, de una comunicación alternativa. Narra, también cómo la comunicación se constituyó en esos momentos históricos como una herramienta para responder las cuestiones propias de un paradigma sobre la multiculturalidad, entonces en  construcción y debate. La décima, La victoria de Donato, un comunicador aymara, no hace más que complementar, desde una experiencia personal, la idea de una comunicación democratizadora que da cuenta no sólo de los recovecos más íntimos y lindos de la historia de la comunicación en el país, sino del infinito e inagotable cariño que Beltrán guarda por estas experiencias posibles de comunicación democrática y que, a lo largo del libro, describe como joyas propias de nuestra narrativa nacional.

Finalmente, las tres últimas partes de esta publicación, presentadas de la siguiente forma: Una estrategia, una estructura; La comunicación y el desarrollo democráticos en Latinoamérica: Memoria de una quimera irrenunciable y Comunicación para la democracia en Iberoamérica: Memoria y retos de futuro se constituyen, sin duda, en las reflexiones más completas y complejas de toda la publicación que transitan desde las reflexiones teóricas propias de determinadas épocas hasta las funciones de la comunicación en varios ámbitos de la vida social y política de los Estados y sociedades. Es por ello que estos últimos textos son los que mayor cantidad de respuestas brindan y cómo no, por lo mismo, mayor cantidad de preguntas-desafíos generan.

Como puede ver, se trata de una urgente compilación sobre un siempre vigente tema que, hoy más que nunca, enfrenta desafíos que son necesarios de pensar y encarar.

Así que le sugiero que si le interesa el ámbito de la democracia y comunicación y no conoce la obra de Beltrán, le dé una mirada con carácter de urgencia a esta publicación. Si la conoce, pero no la ha retomado en los últimos años, es necesario que lo haga para (re)pasar el camino andado y hacerse preguntas en torno al camino que toca construir de acá para adelante. Si conoce la obra y ésta le ha generado tantas luces como preguntas a lo largo de su vida, no es necesario que le diga nada, ya sabe que en su biblioteca existe un lugar privilegiado, que estaba esperando por ella. Albricias, entonces.

Este texto fue publicado originalmente en el suplemento Animal Político del periódico La Razón, del pasado 7 de abril de 2013, pueden ver la publicación original en este link: http://bit.ly/ZwTSTb

lunes, 1 de abril de 2013

Periodismo y Redes Sociales




El debate en torno al rol de las redes sociales en el periodismo alcanza nivel mundial y, tras un largo proceso, ha logrado posicionar la idea general de que las tecnologías de información y comunicación, de forma general, y las redes sociales, de forma particular, no sólo están aportando al periodismo, sino que están reinventándolo.


Como a varios otros debates, como país hemos asistido con retardo a éste. Y si bien son pocos y muchas veces casi invisibles los esfuerzos que se hacen por generar una cultura del periodismo digital en Bolivia, por el contrario sí parecen ser visibles y manifiestas las posturas que consideran que, a diferencia de la tendencia mundial, lo que han venido a hacer las redes sociales en los procesos informativos formales (entiéndase periodismo) es más bien perjudicarlos.

No se lo hace manifiesto de forma tan contundente, pero sí se llega a señalar (en artículos y en las propias redes) que la mentira, la especulación, la tergiversación y la falta de seriedad en el flujo informativo hacen que tanto la verdad como el periodismo se vean amenazados.


No podemos negar, claro, que todas las malas prácticas informativas citadas anteriormente hayan encontrado en las redes sociales virtuales un espacio ideal donde no sólo se pueden tergiversar, sino incluso crear determinadas informaciones.

Yéndonos a dos ejemplos recientes podemos citar aquellas declaraciones que pusieron en la boca del papa Francisco, quien habría demostrado misoginia durante la candidatura de la actual Presidenta de su país.

Como reguero de pólvora la noticia copó muros de Facebook mundiales y nacionales, y pronto apareció, incluso, en programas televisivos. La supuesta noticia tenía como fuente una agencia de noticias; muy pocos de los replicantes que compartieron la noticia se tomaron el trabajo tan simple de poner en Google las propias declaraciones para verificar su autenticidad; quienes sí lo hicimos en las primeras horas verificamos que dicha nota no existe, aunque horas más tarde una podía ya encontrarla incluso en medios de comunicación.

Otro ejemplo tiene que ver con la supuesta lapidación que se llevaría a cabo en Túnez a una muchacha de nombre Amina; rápido los indignados del mouse compartieron la noticia repudiándola, pensando que al hacerlo estarían coadyuvando a que tal atrocidad no se consume y estarían cumpliendo así su rol en la defensa de los derechos humanos, cuando en realidad lo que estaban haciendo era consolidar la imagen de una religión como violentadora de derechos humanos en un país en el que la lapidación y la pena de muerte simplemente no son reconocidos jurídicamente.

Los ejemplos sobran en el país y en el mundo, pero no son suficiente argumento para que, en estos tiempos, los periodistas ejerzan el rol de guardianes de la información criticando la influencia de las redes sociales en su trabajo.

Tienen dos opciones: subirse al coche ciudadano que ejerce su irrestricto (por ello ocasionalmente deficiente) derecho a la comunicación en estos nuevos soportes, o servirse de ellos y, peor aún, criticar las formas y características de dicho flujo informativo que alimenta sus noticieros y sus periódicos diariamente.

Hacer lo segundo no sólo es desleal con quienes alimentan diariamente su trabajo, también da cuenta de una ignorancia abismal sobre el funcionamiento de estas comunidades virtuales y, peor aún, demuestra un egoísmo/miedo a perder los privilegios que otorga el poder de la información.  



Nota publicada originalmente en el Suplemento IDEAS del periódico Página Siete, que sale a circulación, extraordinariamente, hoy lunes 1 de abril de 2013. Pueden ver la versión original en este link: http://bit.ly/10syUju

lunes, 18 de marzo de 2013

Yo nací en otra América Latina


La América Latina en la que yo nací ingresaba, en el marco de sus propias dinámicas, a tiempos democráticos, tras una oscura época dictatorial sembrada a lo largo de todo el continente.

Años más, años menos, la tónica continental era la reconstrucción democrática y la reconciliación sociopolítica al interior de cada país.

Para aquel entonces, las lecturas sobre la patria grande de Simón Bolívar y San Martín, o de Nuestra América de José Martí, eran apropiadas sólo para soñadores que buscábamos sedientos dar de beber a la utopía, aquella que, bien enseña Galeano, nunca se alcanza, pues “para eso sirve, para caminar”.

Fue entonces el Consenso de Washington, la matriz ideológica, política y económica que desde el norte cambió la agenda continental, que convidaba a los estados de flamantes democracias reconquistadas a mirarse el ombligo y servir al mercado.

Eran tiempos de mirar la utopía de Martí, San Martín y Bolívar con mayor lejanía y menor claridad.

He oído y leído a muchos preguntar ¿qué tanto hizo Hugo Chávez que el mundo entero giró durante una semana en torno a su partida física?, y aunque se ha dicho de todo al respecto, la mejor respuesta la he encontrado en las palabras de Luis Toledo Sande, quien enfáticamente señala que: “Cuando la historia parecía detenida y algunos teóricos de la política desconfiaban de la viabilidad del socialismo, en aquellos días del fin de la historia, de Francis Fukuyama, y terceras vías, de Anthony Blair, de rendiciones en el ideal del socialismo ‘real’ soviético y de Europa del Este (') una voz solitaria, desde una isla en el Caribe, insistía en que el socialismo sí era posible en aquella coyuntura de desarraigo de las ideas de izquierda y progresistas ('). Cuando el campo socialista se derrumbó y la URSS se desintegró, el imperialismo, con el puñal afilado de su bloqueo, se proponía ahogar en sangre a la Revolución Cubana; Venezuela, un país relativamente pequeño de la dividida América, fue capaz de impedirlo”.

Esto a nivel histórico ideológico y mundial. Y en casa, en la región, ¿qué tanto hizo Hugo Chávez que Latinoamérica entera lo lloró de norte a sur su partida del mundo físico?






También he encontrado una respuesta precisa en las palabras de Boaventura de Sousa, quien sobre él resaltaba que “fue un artífice incansable de la integración del subcontinente latinoamericano. No se trató de un cálculo mezquino de supervivencia o hegemonía, Chávez creía como nadie en la idea de la patria grande de Simón Bolívar. Las diferencias políticas sustantivas entre los países de la región eran vistas por él como discusiones dentro de una gran familia. Cuando tuvo la oportunidad, procuró restaurar los lazos con el miembro de la familia más reticente y más pro estadounidense, Colombia. Procuró que las relaciones entre los países latinoamericanos fueran mucho más allá de los intercambios comerciales y que éstos se pautasen por una lógica de complementariedad y reciprocidad, y no por una lógica capitalista. Su solidaridad con Cuba es bien conocida, pero fue igualmente decisiva con Argentina durante la crisis de 2001-2002 y con los pequeños países del Caribe”.


Esto a nivel histórico solidario y continental.


Silvio Rodríguez, en su Preludio de Girón, ha sintetizado quizás de la mejor forma, hace ya muchos años, cómo es que se siembran aquellos que no mueren; cuando canta “con patria se ha dibujado el nombre del alma de los hombres que no van a morir”.

Y cuando me refiero a la patria, hablo de la grande. Yo ya no necesito explicar lo que es la patria grande en este espacio; después del paso de Chávez por la historia, usted está viviendo en ella.


Esta nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS del periódico de circulación nacional Página Siete, el pasado domingo 17 de marzo. Pueden ver el link original a la nota, en este enlace: http://bit.ly/109rEep


martes, 5 de marzo de 2013

Escenarios

Al referirse a la reinvención del Estado, Boaventura de Sousa se preguntaba “si durante la vigencia del reformismo el Estado fue el sujeto y la sociedad su objeto, ahora que el Estado se ha convertido en objeto de reforma, ¿quién es el sujeto de la reforma?, ¿acaso la sociedad?”.

Tal duda razonable se asocia con un fenómeno que hemos vivido este último par de semanas, luego de que el pasado 6 de febrero la Cámara de Senadores remitiera en consulta al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) un proyecto de Ley de Aplicación Normativa cuyo cuarto artículo “está dirigido a determinar el correcto campo normacional del artículo 168 y la Disposición Transitoria Primera Parágrafo II de la Constitución Política del Estado”.

El fenómeno al que hago referencia tiene que ver con lo que ha ocurrido, desde entonces, en el ámbito de la opinión pública.

Con leves pero poco remarcables tránsitos, como sociedad en ejercicio de opinión pública (y publicada), hemos pasado de ser unos avezados tipnólogos (durante todo 2011), a ser unos experimentados constitucionalistas, este 2013, para determinar en los escenarios mediáticos que el presidente Evo Morales no está habilitado para postular a la Presidencia en 2014.

Con una leve pero sutil diferencia entre ambas situaciones: la habilitación (o no) del Presidente para las elecciones es un tema que no sólo hace al ámbito jurídico, sino al amplio marco de la democracia, al espacio estatal, al país y al enorme paraguas que alberga la historia nuestra de cada día, en su conjunto.

La democracia intercultural, se sabe, construye y transita aún sus propias rutas, y en ellas todas las decisiones que cada uno de los órganos que constituyen el Estado Plurinacional está tomando -proceso de reinvención estatal de por medio-, no sólo edifican la construcción de este nuevo Estado sino, además, le dan continuidad al proceso posconstituyente por el cual el país optó como ruta histórico-política.

A la luz de esta reinvención estatal y transición paradigmática es que no podemos limitar la deliberación de un tema de tal envergadura al plano únicamente jurídico aunque, claro, ésa sea la primera tentación heredada de una tradición jurídica monista.

Por el contrario, es vital (y es, además, sintomático) que todos estemos ya en este debate, pues no es un asunto de competencia estrictamente judicial sino, por el contrario, histórico, democrático, social y político.

La imagen es, como siempre, del genial Abecor.

En el campo democrático-institucional llama la atención que hayan sido precisamente los defensores de la institucionalidad, en el marco de la democracia liberal, quienes vertieron las primeras críticas al único hecho tangible que hasta ahora ha ocurrido: la remisión del proyecto de ley al TCP, enfocando los dardos hacia la intención del presidente Morales de ser reelegido en 2014, centralizando el debate en la credibilidad que se le puede otorgar al Presidente, siendo que éste es un asunto de juicio público que, usualmente, es juzgado en urnas.

Sabemos que no existen otras vías legítimas y que ofrezcan certidumbre sobre determinados aspectos más allá de las democráticas, y la vía de la consulta constitucional al órgano encargado de ello (cuya legitimidad hoy existe) es, por donde se vea, un camino legal y legítimo, del cual queda aguardar respuesta.

El escenario está planteado y es más amplio y complejo de lo que las tentaciones leguleyas nos invitan a mirar; no olvidemos pues que, en procesos de reinvención estatal, ya lo dijo Boaventura: “la lucha se produce en un espacio público mucho más amplio que el espacio público estatal: un espacio público no estatal del que el Estado no es sino un componente más”.
________________________________________

La nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS, de Página Siete, el pasado domingo 3 de marzo, pueden ver la versión original de la misma en el siguiente link: http://bit.ly/Z6LKFB

miércoles, 20 de febrero de 2013

El país de las mujeres

En la novela El país de las mujeres, la gran Gioconda Belli narra las razones por las que se funda el Partido de la Izquierda Erótica (PIE), que luego asciende al poder para ocuparse de defender los derechos de las mujeres tomando, en la obra, decisiones bastante drásticas, como dejar a los violadores enjaulados y expuestos para que sean humillados públicamente.

Ante la enorme crisis que se describe en la obra, los protagonistas encuentran que la toma absoluta del poder es el único mecanismo de lucha para acabar con los abusos al género femenino.

Es lindo poder introducir una idea a partir de literatura o la fantasía, porque siempre es reconfortante soñar. Es preocupante, eso sí, encontrar soluciones para problemáticas reales en la escritura fantástica, porque eso quiere decir que estamos leguas más allá del límite permitido para ciertos hechos que (des)hacen a la sociedad nuestra de cada día.

Es cierto, también, que mucho se ha (mal) utilizado ya el título de la famosa novela de García Márquez (en todas sus variantes) para nombrar ensayos, historias, poemas, ¡hasta tuits!; pero es aberrante saber que, sin variantes ni reparos de ningún tipo, lo que Hanalí Huaycho sufrió ha sido una “muerte anunciada”, capítulo por capítulo.

Suena absurdo, pero no es alejado de la verdad señalar que cada uno de nosotros fue personaje de alguno de los capítulos de la trama que pasó la joven periodista asesinada; por acción u omisión, como prefiera. Por eso nos duele, por eso nos involucra tanto a todos.

La muerte de Hanalí ha servido para destapar varios secretos a voces que todos conocemos, desde que tenemos uso de razón, sobre nuestra cultura y sociedad.

Todos de alguna forma han tratado de movilizarse estos días para aportar con su granito de arena a la causa, sumar al repudio, coadyuvar a la investigación, difundir la denuncia, participar de la marcha, proponer políticas públicas, acciones de hecho o legislación sobre el tema. Y todo ello es valioso y suma, siempre y cuando sea practicado sostenida y cotidianamente.

Como todos, he presenciado estos días varias manifestaciones de nuevos militantes de las causas femeninas, pero debo rescatar a un par de mujeres que se han atrevido, como homenaje a Hanalí, a contar sus historias de maltrato a la sociedad, como ejercicio de valentía, como cambio de actitud real.

Y yo sé que lo hemos repetido durante todo el pasado miércoles. Todos y todas nos hemos encargado de alzar consignas y manifestar posturas concretas, por ello esta nota no es ninguna novedad. Pero sí es una invitación a cambiar actitudes hoy mismo, mañana, pasado, cualquier día; desde todos los flancos.


Una movilización social/política/mediática constante es lo que necesitamos si queremos cambiar las más profundas raíces de nuestra cultura patriarcalista, machista y colonizadora.

Y, toca decirlo, no una movilización política cuando se trata de violencia política. Ni un alto desplazamiento mediático, cuando se trata de alguien del rubro comunicacional. Porque ahí empezamos a darle más valor a la vida de una frente a la de otra. Ahí empezamos nosotros mismos a reivindicarnos.

Como lo hace, con honestidad, la misma Belli reivindicando el carácter femenino innato que nos hace amar a todas nosotras y sentencia, en pleno ejercicio femenino: “a todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana, con un amor que es más grande que yo toda, que me supera y me envuelve como un océano donde todo el misterio se resuelve en espuma”.

Y sí, es que así amamos las mujeres. No lo olviden, varones, miren lo que nos están devolviendo. Y, sobre todo, no olviden esa forma de amar, mujeres, especialmente cuando enfrentemos el espejo.
___________________________

Esta nota fue publicada originalmente el pasado domingo 17 de febrero en el suplemento IDEAS del periódico Página Siete. Pueden ver la nota original en este link: http://bit.ly/XMEkmm

lunes, 4 de febrero de 2013

Pilares

El año 2006, cuando Evo Morales llegó al Gobierno, una de las primeras medidas que tomó el Ejecutivo fue la de esbozar los lineamientos estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo “Bolivia Digna, Soberana, Productiva y Democrática, para Vivir Bien” (PND); estos lineamientos tomaron forma de agenda de políticas públicas durante el segundo semestre del 2007 y si bien la primera gestión de Gobierno tenía un mandato claro -relacionado con el proceso constituyente- entonces toda la burocracia estatal central tomó como horizonte este plan para avanzar en lo que refiere a la gestión pública, al menos durante el periodo 2006-2010.

Lo que le seguiría sería el proceso histórico constituyente, en medio de una pugna política sobre la visión de país, y deliberaciones estructurales sobre cuál sería el “sur” del país en las siguientes décadas. El 2009, el horizonte parecía claro y tenía bastante coherencia con el PND, pues el mismo había sido elaborado con varios de los principios que los movimientos sociales del MAS propugnaban y habían aportado para la visión de país.

No me consta que la construcción del PND haya sido participativa, pero sí sabemos que fueron varios meses de trabajo y consulta los que lograron reunir las aspiraciones de varios sectores y actores/as sobre el horizonte de resultados que esperábamos de la gestión pública del Gobierno. El 2009, Asamblea Constituyente de por medio, decidimos apostar por una Bolivia democrática, plurinacional, comunitaria, intercultural y con autonomías.

El año 2011, en el que los lineamientos discursivos y el relato de país estaban más claros, sólidos y legitimados que nunca, fue un año en que pesaron más los conflictos que los logros de gestión (al menos en lo simbólico/mediático) y empezaban a escucharse las voces críticas señalando que el Gobierno no tenía objetivos de gestión definidos y no existía una agenda de políticas públicas, esta vez, con el claro objetivo de implementar/consolidar el Estado Plurinacional, establecido en la Constitución.   
    
Este último 22 de enero el presidente Morales ha presentado al país la Agenda Patriótica 2025, materializada en los “13 pilares de la Bolivia Digna y Soberana” (que se basa y recupera algunos puntos del Manifiesto de la Isla del Sol). Y si bien, se tratan de 13 puntos que dan cuenta de un fuerte enfoque productivo e industrial que es necesario valorar, es importante también resaltar la ausencia de varios puntos que hacen al relato de país, de Estado Plurinacional.

Me refiero puntualmente a la construcción/consolidación de la democracia intercultural que se constituye como uno de los ejes que posibilita la plurinacionalidad y la interculturalidad, preservando y reinventando un sistema político que es apuesta de todos/as.

En segundo lugar, se extraña la presencia de un pilar que refiera a la construcción de un Estado autonómico, recordando que las Autonomías Indígena Originario Campesinas son también condición y resultado de la implementación de un Estado Plurinacional.

Y en tercer y urgente lugar, también se extraña la presencia de un pilar que apunte y proponga una reforma de la estructura judicial del país, que tenga como objetivo ofrecerle al país, por vez primera, un sistema judicial que garantice lo justo a las personas jurídicas y naturales en este país.

Garantizar un proceso participativo y democrático para la construcción/ajuste de estos pilares, así como deliberar en torno a ésta y otras propuestas para la Agenda Patriótica es tarea del Gobierno, no sólo porque hacerlo garantiza un alto grado de coherencia entre los planes anteriores y la Constitución con esta nueva agenda; sino porque se trata de una agenda, precisamente, patriótica y, como tal, no se constituye como un plan de Gobierno, mucho menos de partido, sino como un horizonte posible de construcción de políticas públicas estatales.

Haciéndola entre todos/as podremos creer, y sólo así será posible crear.
__________________________

La nota original fue publicada el pasado domingo 3 de febrero en el suplemento IDEAS del periódico Página Siete. Este link los lleva a la versión original: http://bit.ly/VFzg8P

martes, 8 de enero de 2013

Re-presentaciones

Hace poco menos de un año aplaudía, en este espacio, la acertada decisión de la Asamblea Legislativa Plurinacional de elegir a dos mujeres como cabezas de ambas cámaras para que condujeran el camino de este Órgano del Estado a lo largo de este año legislativo que está cerca de concluir.

Si bien lo hacía, en cierta forma, por sus cualidades de género y generacionales y por lo que ello implica en el plano simbólico -ahí donde se crean nuevos lenguajes y nuevas gramáticas que amplían y complejizan el espacio discursivo- también lo hacía esperanzada en que el Gobierno y el partido oficialista habían escuchado las interpelaciones y reflexiones que había sembrado el, hasta ahora, año más triste del proceso de cambio: aquel 2011.

Pensaba entonces y confirmo ahora que, Gabriela y Rebeca representan sin duda, algunas de las características más nobles y más ricas de este proceso. Y cuando digo representan, quiero anclarme en la palabra, es decir, alcanzar todos los múltiples imaginarios que esa palabra como cuerpo simbólico alcanza en la mente de cada uno/a y en nuestra memoria colectiva, en la diversidad de resonancias que tiene para varios/as bolivianos/as.

Digo representan pensando, por ejemplo, en que simbolizan a ese sector de la clase media que ha entendido que la inclusión de los sectores excluidos implica renuncias de privilegios clasistas. Digo representan pensando en que encarnan los más dialógicos puentes entre las compañeras del campo y las de la ciudad. Digo re-presentan pensando en que vuelven a presentar a la posibilidad de deliberación como valor y principio democrático (no es casualidad que hasta la oposición haya reconocido su trabajo en busca del consenso). Digo representan pensando en que muchos y muchas nos sentimos así: presentes a través de ellas.

La imagen es, como siempre, del gran Abecor.

Si bien el año legislativo que concluye en las próximas semanas ha sido un año con menor grado de cumplimiento de agenda legislativa que los anteriores, en términos de cantidad, es justo también reconocer que buena parte de esta gestión legislativa, la Asamblea ha sido el lugar donde varios conflictos, incluso que competían al Ejecutivo, encontraron solución.

Si bien es cierto que, como señala el Presidente, en gestiones anteriores, los problemas de coordinación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo pasaron inadvertidos del espacio público mediático; en ésta específicamente permitieron mostrar la cualidad institucional y democrática del mismo, cuando éste confió en el Tribunal Constitucional Plurinacional para la solución de divergencias internas, absolutamente legítimas y válidas.

Quizás hay esferas dentro del Gobierno que no lo noten, pero las muestras de divergencias internas son sanas, posibilitan soluciones creativas, generan dinámicas democráticas, son base y pulmón de la deliberación. Por lo tanto, enaltecen a la Asamblea, a nuestros/as representantes, nuestra cultura y espíritu democrático y, a la vez, al mismo Gobierno.

Quizás haya sectores del partido de Gobierno que aún lo resistan, pero el reconocimiento de la oposición al trabajo de las directivas es importante; es necesario que reconstruyamos el pluralismo político y el lugar es la Asamblea.

Finalmente, quizás haya grupos o personas que no lo entiendan, pero el simbolismo es significativo; pues funda y encarna futuro cuando la apuesta se la hace de manera efectiva y con resultados.

Como venga la mano los próximos días, Gabriela y Rebeca pasarán a la historia como dos mujeres que se queman. Ya sentenciaba pues, el poeta Jorge Fuentes, que “La sociedad está dividida / en tres grandes clases: Los explotadores. / Los que se queman. / Los que prefieren no quemarse.”
_________________________________________________________________

La nota fue publicada originalmente el pasado 06 de enero de 2013, en el suplemento IDEAS de Página Siete, pueden consultarlo en este link: http://bit.ly/VC8WrH

Tuiteando ando

Vacas Sagradas

Vacas Sagradas

Sarelisa, las almas gemelas. Los cuentos compartidos. Ellas. Nosotras.

Arcángel

Arcángel

Habrá palabras para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

Histérica

Histérica

Los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.

Liliana Felipe

Memoria Vigilante

Memoria Vigilante

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Jairo Aníbal Niño