jueves, 2 de mayo de 2013

Voto electrónico y voto en el exterior


Antes de que se desencadenara, como proceso histórico-político, la crisis de representación política y esto diera lugar, junto con otros varios factores, al debate y establecimiento de nuevos mecanismos que permitieran la radicalización y ampliación de la democracia como fin (permitiendo la emergencia de la democracia directa-participativa y la comunitaria), los esfuerzos técnicos en la materia estaban dirigidos al fortalecimiento del voto -mecanismo por excelencia de la democracia representativa- forjando un fuerte interés a nivel mundial en lo que es la tecnologización de los mecanismos de votación en todas sus etapas.

La complejidad de lo que se conoce como e-democracia implica, entre otras transformaciones, la emergencia de varios procesos asociados a nuevas nociones como, por ejemplo, la del voto electrónico que en los hechos consiste en un término utilizado para denominar procesos electorales en los que tanto la emisión del voto ciudadano como su conteo se realizan a través de innovaciones tecnológicas.

Son varias las tecnologías que históricamente se han utilizado para la votación electrónica, entre ellas podemos señalar: escáneres ópticos, quioscos de votación especializados, transmisión de papeletas y votos por vía telefónica, uso de redes de computación privadas o, incluso, votación por internet.

Lo más avanzado, hasta la fecha, es el voto por internet, sobre todo aplicado para el sufragio de ciudadanos emigrantes, que ya ha sido implementado en algunos países como Reino Unido, Estonia y Suiza.

Tanto en el caso de la emisión como del conteo, el uso de estas tecnologías presenta algunos beneficios para el sufragio: disminuyen los márgenes de error, se reducen los tiempos, amplían el acceso, etc.

No obstante, también ha generado varias situaciones problemáticas en diversas elecciones, de ahí que nazcan los detractores del voto electrónico.



                                            La foto es del archivo digital de Página Siete.
 
 
Es sabido que a nivel regional uno de los sistemas electorales más avanzados (tecnológicamente) y auditados (institucionalmente) es el venezolano (automatizó al 100% todas las fases de su proceso eleccionario para las últimas dos elecciones generales).

Precisamente ése que ha sido puesto en tela de juicio por la oposición venezolana y norteamericana, hace un par de semanas. Sobre el hecho cabe comentar que las actas de escrutinio venezolanas de cada mesa de votación han sido firmadas por testigos opositores y que, además, el representante de la oposición -a diferencia del resto- en el Consejo Nacional Electoral ha dado conformidad con la votación electoral del pasado 14 de abril.

Lo que cabe rescatar de esta experiencia es que independientemente del nivel de tecnologización del proceso eleccionario, siempre se mantienen los mecanismos institucionales y ciudadanos de auditoría, fiscalización y veeduría.

Trato de acercarme a esta temática, en ocasión de las declaraciones de representantes de nuestro Tribunal Supremo Electoral quienes, a pesar de las intenciones previas señaladas con anterioridad, han expresado hace muy poco que la implementación del voto electrónico en el país no sería posible pronto.

No obstante, esos representantes agregaron que se está considerando su implementación a mediano o largo plazo, para viabilizar, cada vez con mayor precisión, el mandato de la Ley del Régimen Electoral analizando actualmente la posibilidad de que el voto de bolivianos en el exterior pueda establecerse en 29 países para 2014. Son enormes y complejos los retos que le toca asumir al OEP: en las formas sí, pero también en el fondo de lo que es y hace a la democracia intercultural. Y es preciso que estos temas ingresen pronto en el debate público.

____________________________________________

La versión original fue publicada en el suplemento IDEAS, del periódico Página Siete, del pasado 28 de abril de 2013: http://bit.ly/Y6vFQb

0 comentarios:

Tuiteando ando

Vacas Sagradas

Vacas Sagradas

Sarelisa, las almas gemelas. Los cuentos compartidos. Ellas. Nosotras.

Arcángel

Arcángel

Habrá palabras para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

Histérica

Histérica

Los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.

Liliana Felipe

Memoria Vigilante

Memoria Vigilante

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Jairo Aníbal Niño