lunes, 18 de marzo de 2013

Yo nací en otra América Latina


La América Latina en la que yo nací ingresaba, en el marco de sus propias dinámicas, a tiempos democráticos, tras una oscura época dictatorial sembrada a lo largo de todo el continente.

Años más, años menos, la tónica continental era la reconstrucción democrática y la reconciliación sociopolítica al interior de cada país.

Para aquel entonces, las lecturas sobre la patria grande de Simón Bolívar y San Martín, o de Nuestra América de José Martí, eran apropiadas sólo para soñadores que buscábamos sedientos dar de beber a la utopía, aquella que, bien enseña Galeano, nunca se alcanza, pues “para eso sirve, para caminar”.

Fue entonces el Consenso de Washington, la matriz ideológica, política y económica que desde el norte cambió la agenda continental, que convidaba a los estados de flamantes democracias reconquistadas a mirarse el ombligo y servir al mercado.

Eran tiempos de mirar la utopía de Martí, San Martín y Bolívar con mayor lejanía y menor claridad.

He oído y leído a muchos preguntar ¿qué tanto hizo Hugo Chávez que el mundo entero giró durante una semana en torno a su partida física?, y aunque se ha dicho de todo al respecto, la mejor respuesta la he encontrado en las palabras de Luis Toledo Sande, quien enfáticamente señala que: “Cuando la historia parecía detenida y algunos teóricos de la política desconfiaban de la viabilidad del socialismo, en aquellos días del fin de la historia, de Francis Fukuyama, y terceras vías, de Anthony Blair, de rendiciones en el ideal del socialismo ‘real’ soviético y de Europa del Este (') una voz solitaria, desde una isla en el Caribe, insistía en que el socialismo sí era posible en aquella coyuntura de desarraigo de las ideas de izquierda y progresistas ('). Cuando el campo socialista se derrumbó y la URSS se desintegró, el imperialismo, con el puñal afilado de su bloqueo, se proponía ahogar en sangre a la Revolución Cubana; Venezuela, un país relativamente pequeño de la dividida América, fue capaz de impedirlo”.

Esto a nivel histórico ideológico y mundial. Y en casa, en la región, ¿qué tanto hizo Hugo Chávez que Latinoamérica entera lo lloró de norte a sur su partida del mundo físico?






También he encontrado una respuesta precisa en las palabras de Boaventura de Sousa, quien sobre él resaltaba que “fue un artífice incansable de la integración del subcontinente latinoamericano. No se trató de un cálculo mezquino de supervivencia o hegemonía, Chávez creía como nadie en la idea de la patria grande de Simón Bolívar. Las diferencias políticas sustantivas entre los países de la región eran vistas por él como discusiones dentro de una gran familia. Cuando tuvo la oportunidad, procuró restaurar los lazos con el miembro de la familia más reticente y más pro estadounidense, Colombia. Procuró que las relaciones entre los países latinoamericanos fueran mucho más allá de los intercambios comerciales y que éstos se pautasen por una lógica de complementariedad y reciprocidad, y no por una lógica capitalista. Su solidaridad con Cuba es bien conocida, pero fue igualmente decisiva con Argentina durante la crisis de 2001-2002 y con los pequeños países del Caribe”.


Esto a nivel histórico solidario y continental.


Silvio Rodríguez, en su Preludio de Girón, ha sintetizado quizás de la mejor forma, hace ya muchos años, cómo es que se siembran aquellos que no mueren; cuando canta “con patria se ha dibujado el nombre del alma de los hombres que no van a morir”.

Y cuando me refiero a la patria, hablo de la grande. Yo ya no necesito explicar lo que es la patria grande en este espacio; después del paso de Chávez por la historia, usted está viviendo en ella.


Esta nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS del periódico de circulación nacional Página Siete, el pasado domingo 17 de marzo. Pueden ver el link original a la nota, en este enlace: http://bit.ly/109rEep


martes, 5 de marzo de 2013

Escenarios

Al referirse a la reinvención del Estado, Boaventura de Sousa se preguntaba “si durante la vigencia del reformismo el Estado fue el sujeto y la sociedad su objeto, ahora que el Estado se ha convertido en objeto de reforma, ¿quién es el sujeto de la reforma?, ¿acaso la sociedad?”.

Tal duda razonable se asocia con un fenómeno que hemos vivido este último par de semanas, luego de que el pasado 6 de febrero la Cámara de Senadores remitiera en consulta al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) un proyecto de Ley de Aplicación Normativa cuyo cuarto artículo “está dirigido a determinar el correcto campo normacional del artículo 168 y la Disposición Transitoria Primera Parágrafo II de la Constitución Política del Estado”.

El fenómeno al que hago referencia tiene que ver con lo que ha ocurrido, desde entonces, en el ámbito de la opinión pública.

Con leves pero poco remarcables tránsitos, como sociedad en ejercicio de opinión pública (y publicada), hemos pasado de ser unos avezados tipnólogos (durante todo 2011), a ser unos experimentados constitucionalistas, este 2013, para determinar en los escenarios mediáticos que el presidente Evo Morales no está habilitado para postular a la Presidencia en 2014.

Con una leve pero sutil diferencia entre ambas situaciones: la habilitación (o no) del Presidente para las elecciones es un tema que no sólo hace al ámbito jurídico, sino al amplio marco de la democracia, al espacio estatal, al país y al enorme paraguas que alberga la historia nuestra de cada día, en su conjunto.

La democracia intercultural, se sabe, construye y transita aún sus propias rutas, y en ellas todas las decisiones que cada uno de los órganos que constituyen el Estado Plurinacional está tomando -proceso de reinvención estatal de por medio-, no sólo edifican la construcción de este nuevo Estado sino, además, le dan continuidad al proceso posconstituyente por el cual el país optó como ruta histórico-política.

A la luz de esta reinvención estatal y transición paradigmática es que no podemos limitar la deliberación de un tema de tal envergadura al plano únicamente jurídico aunque, claro, ésa sea la primera tentación heredada de una tradición jurídica monista.

Por el contrario, es vital (y es, además, sintomático) que todos estemos ya en este debate, pues no es un asunto de competencia estrictamente judicial sino, por el contrario, histórico, democrático, social y político.

La imagen es, como siempre, del genial Abecor.

En el campo democrático-institucional llama la atención que hayan sido precisamente los defensores de la institucionalidad, en el marco de la democracia liberal, quienes vertieron las primeras críticas al único hecho tangible que hasta ahora ha ocurrido: la remisión del proyecto de ley al TCP, enfocando los dardos hacia la intención del presidente Morales de ser reelegido en 2014, centralizando el debate en la credibilidad que se le puede otorgar al Presidente, siendo que éste es un asunto de juicio público que, usualmente, es juzgado en urnas.

Sabemos que no existen otras vías legítimas y que ofrezcan certidumbre sobre determinados aspectos más allá de las democráticas, y la vía de la consulta constitucional al órgano encargado de ello (cuya legitimidad hoy existe) es, por donde se vea, un camino legal y legítimo, del cual queda aguardar respuesta.

El escenario está planteado y es más amplio y complejo de lo que las tentaciones leguleyas nos invitan a mirar; no olvidemos pues que, en procesos de reinvención estatal, ya lo dijo Boaventura: “la lucha se produce en un espacio público mucho más amplio que el espacio público estatal: un espacio público no estatal del que el Estado no es sino un componente más”.
________________________________________

La nota fue publicada originalmente en el suplemento IDEAS, de Página Siete, el pasado domingo 3 de marzo, pueden ver la versión original de la misma en el siguiente link: http://bit.ly/Z6LKFB

Tuiteando ando

Vacas Sagradas

Vacas Sagradas

Sarelisa, las almas gemelas. Los cuentos compartidos. Ellas. Nosotras.

Arcángel

Arcángel

Habrá palabras para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

Histérica

Histérica

Los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.

Liliana Felipe

Memoria Vigilante

Memoria Vigilante

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.

Jairo Aníbal Niño